jueves, 1 de marzo de 2007

La importancia de la impresion para el diseño

Cuando diseñamos, generamos soportes de comunicación. Soportes gráficos que deben de cumplir un papel dentro de un ciclo de comunicación en los que nosotros fungimos como intérpretes entre el emisor y el receptor. Un diseño que realicemos no sirve de nada si no se reproduce, llega a los receptores y cumple con su función primordial que es la de comunicar.

Para la reproducción de los soportes gráficos existen varios caminos, la reproducción impresa, la reproducción digital, la reproducción audiovisual, por web. Durante algún tiempo se habló mucho de la desaparición de los sistemas de impresión para dar paso sólo a reproducción digital o "paperless" sobre soportes virtuales o bien del almacenamiento sobre dispositivos óptico-digitales, como CD´s o DVD´s, sin embargo ahora más que nunca la impresión cobra fuerza y se vislumbra como el método por excelencia para la reproducción de soportes durante muchos años más.

Dentro de la impresión existen cerca de 27 sistemas diferentes, aunque todos variantes de los 5 sistemas madre: Sistema tipográfico de relieve, huecograbado, serigrafía, offset e impresión digital. En todos ellos intervienen variables que hacen de los procesos de producción impresa todo un "arte". El diseñador conoce y domina el "arte de la impresión" ya que esto le permite contar con más herramientas para diseñar, al saber qué es lo que se puede reproducir y qué no, al conocer las limitantes y las posibilidades de cada sistema de impresión y del comportamiento de los archivos y de los sustratos durante las diferentes etapas de los procesos de producción gráfica, desde la formación, pre-prensa, impresión hasta los acabados.

Sin embargo no todo es el proceso de pre-prensa e impresión, sino que las variables van aún antes del diseño, en la etapa de la planeación, donde debemos decidir que materiales utilizar para ilustración, fotografía, o bien la tipografía adecuada. Por ejemplo, para el diseño de un folleto en que se utilizarán fotografías con modelos, es importante saber que ciertas películas fotográficas se comportarán de manera diferente en la digitalización y corrección de color y que el resultyado podría no ser el esperado si no se cuida este aspecto. O bien, al reproducir las fotos puede haber ciertas variaciones de color no previstas que no tienen nada que ver con el proceso mismo de impresión, sino con la correcta elección de la película fotográfica. Aunque el tema pareciera obsoleto, con la aparición de las cámaras digitales no se solucionan estos inconvenientes. Los respaldos digitales emulan las sensibilidades de las películas y además intervienen otros factores como el de balance de blancos, resolución, formato, etc. Todo pareciera indicar que esto es responsabilidad del fotógrafo, sin embargo un diseñador debe de conocer todos estos aspectos para poder participar en la planeación del proyecto y llevar a cabo su función de director de arte del proyecto, tal como debe de ser. Lo mismo ocurre con las ilustraciones, las diferentes técnicas y los sustratos donde se realizan los originales. Y más cuando se trata de fotografiar las ilustraciones u otro tipo de obras.

Todo lo que diseñamos se deben de reproducir para que cumplan su función, y los elementos que ultilizamos al diseñar deben de cumplir con la más alta calidad, fotografías, ilustraciones, tipografía, color, tienen características particulares y diferentes entre sí que exigen poner la mayor atención a la planeación, preparación, formación y creación de archivos que sólo se pueden controlar si se conocen los sistemas de impresión.

Soportes de tipo editorial como folletos, boletines, revistas, booklets, broschures, gacetas, libros; soportes tridimensionales como displays, exhibidores, contenedores, copetes, banners, pendones; soportes de envase y empaque como envolturas, etiquetas, frascos, botellas, tapas, fajas, cajas plegadizas, y muchos más de cada tipo serían inútiles si no fueran reproducibles, pero además deben de cumplir con ciertos requisitos de calidad para mantener un estandard de productos, de exhibición, de imagen... estamos rodeados de soportes impresos, la gran mayoría (si no es que todos) son resultado de un trabajo de diseño. Y no es que tengamos que fungir como impresores, sino que debemos de fungir como gestores profesionales del diseño, lo que implica primero saber planear un diseño en función de su reproducción, después fungir como director de arte de soporte en sí y del resto de los elementos que lo componen, y después fungir como gestores de la impresión en la supervisión de la misma.

De ahí la importancia de conocer y dominar la impresión junto con muchos factores más (teóricos y técnicos) del diseño gráfico.

Claudio Ruiz Velasco Rivera Melo
1o. de Marzo, 2007

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy buen articulo, estoy casi 100% de acuerdo contigo :)